Out the Tyme for the Cryme

11 04 2010

JTG (izquierda) y Shad Gaspard (derecha), más conocidos hasta ahora como Cryme Tyme

 

Como habréis deducido por el título, en esta pequeña entrada voy a tratar la separación de uno de los tag teams más carismáticos de los últimos años. Muchos me recriminaréis que diga esto, pero pensemos… ¿acaso no es verdad?

Cryme Tyme ha sido uno de los equipos más queridos por parte del público, hecho innegable si tenemos en cuenta la reacción que han tenido siempre que se oía el “Yo! yo! yo! yo!” que precedía al tema de entrada de estos luchadores. Han contado con el apoyo de gran parte del respetable y, además, tenían una gran pieza central que tiraba del engranaje principal de este grupo, y me refiero a JTG. Un luchador con buen peso (poco más de 230 lb), muy bueno técnicamente, con un buen físico, carisma, habilidad con el micro y reacción; y no sólo eso, sino que su moveset consiste en una atractiva mezcla entre movimientos voladores, técnicos y, ya en menor medida, de “brawleo”.

Personalmente, JTG es un luchador que me encanta y a quien me gustaría ver triunfar en solitario en un futuro no demasiado lejano. Puede que como equipo no haya ganado ningún título, hecho que me extraña, todo sea dicho; pero como individual no sería descabellado verle como USA Champion o como portador del campeonato Intercontinental. Y, si las cosas van bien, en un futuro llegar a portar en la cintura uno de los dos cinturones más importantes de la empresa.

El otro componente de Cryme Tyme era quien desequilibraba un poco la balanza. Shad Gaspard es un luchador con una imponente figura (2’01 m.), ideal para el perfil de luchador que busca McMahon para tirar de la empresa. No obstante, Gaspard es bastante más flojo en el ring que JTG, pese a que ambos cuentan con un estilo de lucha muy diferente. Shad es muy limitado en el cuadrilátero, poco carismático y por el momento no ha demostrado grandes dotes al micrófono. Su moveset es muy limitado, ya que poco más sabe hacer aparte de big boots, gorilla press slams y bearhugs.

Ahora, JTG es face y el heel y traidor de turno es Shad. De momento, la historia lleva muy poco transcurrido y poca idea nos podemos hacer de cómo se va a desarrollar, pero no espero ni mucho menos una rivalidad de alto nivel. Creo que va a ser más bien un rifi-rafe discreto, lo justo para poner a cada uno en su sitio y fijarlos en sus respectivos papeles, para de ahí poder desarrollarlos conforme sea oportuno.

Espero un buen futuro para JTG como face, seguramente como babyface. No obstante, teniendo el nivel con el que cuenta Shad ahora mismo, poco auguro para él, salvo un par de victorias y un largo tiempo en la nevera; y quién sabe si un despido.

Anuncios