La otra máscara que se llevó el río. (Gran debut de Alberto Del Río en SmackDown!)

22 08 2010

 

Alberto del Río ha perdido una de sus caras. Para muchos, Dos Caras Jr. ya no existe.

Y no es para menos; la gran impresión causada por el debut de Alberto Del Río ha dado mucho que hablar estos últimos días. Casi dos meses de promoción actuaron como antesala para hacernos testigos de uno de los mayores debuts de la década, superando con creces el de una estrella tan consagrada como John Cena (vs Kurt Angle).

La entrada de Del Río ya nos hacía intuir que este hombre no iba a ser uno más en el roster. Nada menos que pirotecnia, un Rolls Royce y su propio anunciador hispano forman parte de la puesta en escena más elaborada de WWE a día de hoy. Pero… ¿por qué tanta expectación ante el debut de un recién llegado? ¿Por qué ha pasado esto con él y no, por ejemplo, con Kizarny o Eric Escobar?

Muy fácil. Vince no es tonto y sabe que Rey Mysterio tiene los meses contados en la empresa. Ha sabido elegir bien (eligió a “un tal Dos Caras Jr.”, un luchador muy conocido en su país), ha sabido darle promoción (dos meses de promos que no han dejado a nadie indiferente, ya sea con buenas o malas críticas [muchos lo tachaban de aburrido]) y ha sabido darle un debut que ha impactado en todos y cada uno de los aficionados. Nada más y nada menos que derrotando a una de las principales caras de la WWE, Rey Mysterio.

Del Río está, a día de hoy, en boca de todos. Muchos han cambiado su opinión con respecto a él, otros la conservan, pero al fin y al cabo la mayoría ve a este luchador como una futura estrella, y motivos no les faltan. Muchos aseguran que Del Río es como la fusión perfecta del carácter latino del legendario Eddie Guerrero (RIP),  el complejo de superioridad y la presencia del archimillonario JBL y la actitud y el buen hacer de Chris Jericho en el ring.

No sólo Del Río, sino también Daniel Bryan. Otro que ha regresado para dejar bien patente que el futuro ha de tenerle como referencia en esta empresa y como una de las caras principales de estos nuevos tiempos que se avecinan.

El mexicano, al fin y al cabo, no es sino uno más de los muchos luchadores que están cooperando para que la WWE se deje llevar por los vientos del cambio, o, en este caso; por la corriente del río hacia el camino correcto, hacia la evolución y la adaptación a los nuevos tiempos.

Y es que, el río que ya hizo sucumbir a una de las dos caras de Alberto, mostrándonos otra muy distinta pero a la par con mucho potencial por demostrar, ha vuelto a hacer estragos, llevándose consigo la máscara de alguien que en un pasado fuera conocido como Colibrí, Green Lizard, Rey Misterio Jr… los últimos retazos de una carrera que, ya moribunda, se hace llamar la gran gesta que este pequeño luchador llevó a cabo coronándose, contra todo pronóstico, dos veces campeón mundial.

En pocas palabras. Asistimos al fin de la brillante carrera de Rey Mysterio Jr., para encontrarnos de frente con un nuevo renacer del ‘espíritu Lucha Libre’ en WWE.

Este nuevo renacer lo encontramos en la presencia de alguien que se presenta como la esencia de la excelencia, un hombre honesto, producto de una educación superior, alguien que se mira al espejo y llena de orgullo su pecho al ver todo lo que ha conseguido a lo largo de su vida:

Alberto Del Río.

Para preguntas relacionadas única y exclusivamente con contenidos del blog y wrestling en general: http://www.formspring.me/aDrianSxE1991

Anuncios




La máscara que se llevó el río

28 06 2010

 

Por fin.

Dos Caras por fin va a debutar en TV, algo que se lleva esperando desde hace muuuucho tiempo.

Pero… un momento. ¿Alberto Del Río? ¿¡No lleva máscara!? ¡¡Dios mío, qué brutal y despiadado atentado a la dignidad humana!! ¡¡¡Este hombre no merece el perdón al haber accedido a que los directivos le quitaran la máscara, es una deshonra!!!

Tranquilos, sólo bromeaba.

O, mejor dicho, criticaba la actitud que muchos han tenido frente a la promo de quien en México fuera conocido como Dos Caras, ahora conocido, en WWE, como Alberto Del Río.

En varios House Shows de Raw vimos a Alberto (todavía como Dos Caras) con su máscara y ya todos pensábamos que WWE había usado el sentido común y habían dejado al luchador llevar su mayor seña de distinción. Pero, para nuestra sorpresa, ni pertenecerá al roster de Raw, ni llevará su máscara, ni se volverá a hacer llamar  (por lo menos en WWE) Dos Caras Jr.

¿Es esto realmente como dicen muchos, una deshonra a su familia de luchadores? ¿Es una deshonra a la lucha mexicana? ¿Ha sido Dos Caras Jr. desconsiderado, poco honesto y egoísta en su búsqueda indiscriminada de fama?

Para nada, desde luego que no.

 

 La explicación es simple. Si prefieres luchar con máscara en ligas mexicanas, te quedas en México; si de lo contrario quieres formar parte del elenco de la mayor empresa de Sports Entertainment del mundo aunque sea sin ella, vas y punto (eso siempre y cuando te fichen, claro). No le veo mayor misterio al asunto.

Este hombre ha ido a EEUU porque le ha dado la gana,  tiene libertad para ello y quiere probar cosas nuevas. De modo que, ¿de verdad tiene sentido que la gente le eche en cara que ha traicionado al gremio de luchadores mexicanos enmascarados? ¿Acaso depende sólo de este hombre la continuación de este tradicional deporte en México?

Por supuesto que no. Además, todos los que se hacían llamar fans de Dos Caras tienen ahora la oportunidad perfecta de demostrar su lealtad a su ídolo. Lo que deberían (o deberíamos) hacer, en lugar de criticar, es apoyar a este luchador en su nueva y ambiciosa etapa y confiar en que se convertirá en una de las futuras estrellas de la empresa. Nosotros, como aficionados, somos en parte decisivos a la hora de determinar qué luchadores alcanzan la fama, ya que los grandes siempre son los que más destacan por su popularidad y aquellos que mayor reacción obtienen; de modo que Dos Caras, digan lo que digan, merece y necesita nuestro apoyo; ya que, a la larga, será prácticamente nuestro único representante hispano, ya que Mysterio y Chavo no van a durar mucho más, y la situación con Primo es bastante confusa.

Personalmente, veo a Alberto Del Río con un enorme potencial como personaje, con o sin máscara. Gusta a los directivos y no es para menos, ya que en la promo que pudimos ver durante el último SmackDown! nos dejó unas pinceladas de su notable calidad al micro.

Espero y deseo no encontrarme otro caso como el de Kizarny. Es decir, meses y meses de promos para que tras dos combates lo despidan. Promos, las justas, y que empiece a combatir cuanto antes, que ya hay ganas de verle en acción con este nuevo personaje.

Para preguntas relacionadas única y exclusivamente con contenidos del blog y wrestling en general: http://www.formspring.me/aDrianSxE1991

 





Jaque al Rey

5 06 2010

 

Voy a dar un breve cese a mi particular “descanso” y a escribir acerca de un tema que llevaba aguardando en el tintero digital desde hace ya buen tiempo. Voy a tratar un tema que, hoy por hoy, está en boca de prácticamente todos los seguidores de WWE y, en particular, de este pequeño gran luchador, Rey Mysterio.

Se dice, se comenta, que Rey estaría muy disgustado con su situación dentro de WWE. Piensa que obtiene un sueldo demasiado pequeño teniendo en cuenta el riesgo al que se está exponiendo últimamente, teniendo en cuenta la elevada peligrosidad de sus movimientos y las graves consecuencias que podría traer un grave error, y más teniendo en cuenta su amplio historial de lesiones y su relativamente avanzada edad. Otro aspecto a destacar sería la enorme popularidad de este luchador, factor que, seguramente, haya motivado a Mysterio a dar un golpe sobre la mesa y exigir una mejora contractual que supla los deseos del pequeño colibrí de San Diego.

Creo que a estas alturas no es necesario pararme a contaros lo querido, conocido y aclamado que es Rey Mysterio por el público, ya no sólo de Estados Unidos, sino de muchos otros países en el mundo, especialmente los de habla hispana, al ser considerado el pequeño luchador un representante de estos países. Pues bien, los días en la WWE del pequeño enmascarado prácticamente están contados. Sí que es cierto que se le han otorgado victorias importantes últimamente, pero todas con su debida explicación, por ejemplo, la última ante CM Punk en Over The Limit. Si el de San Diego perdía, tenía que unirse a la Straight Edge Society, y Rey ya había pedido un descanso que le fue otorgado por el jefazo, por lo que si perdía se vería obligado a permanecer en pantalla; de modo que no había otra salida, Rey tenía que ganar sí o sí.

Lo extraño es que el puesto de Undertaker en la fatal4way titular del PPV Fatal4Way, valga la necesaria redundancia debida al “original” nombre con el que este PPV ha sido dotado,  haya sido ocupado por Rey Mysterio, cuando en teoría, éste está en etapa de descanso y reflexión. ¿No podría haber sido ocupado este puesto por cualquier otro luchador face? Veamos…

Christian: Poco probable, se le estaría dando un push que, o bien se están reservando, o bien no le quieren dar. Yo opto por lo segundo.

MVP: Menos probable, sería un push inmerecido, ya que mucho tiene que llover todavía hasta que el personaje babyface de Porter llame la atención.

JTG: Sería una buena opción, pero todavía hay que ver la evolución que muestra este luchador en combates individuales. Pero claro, para eso hay que darle combates y victorias, y por el momento, prácticamente no lucha ni en Superstars.

Kane: Está inmerso en una nueva storyline relacionada con su hermano de la cual espero grandes cosas, de modo que más vale no marear demasiado la perdiz.

Matt Hardy: La decisión más lógica, debido a su veteranía, sus ganas, su esfuerzo, su relativa calidad y su carisma, por no mencionar el gran apoyo que el público cede siempre a este luchador. Pero… está “suspendido”, y en plena rivalidad con McIntyre.

Kofi Kingston: Otra bastante lógica, junto a la de Matt, las más plausibles. No obstante, tanto Kofi en SD! como R-Truth en Raw están en período de prueba para convertirse en el nuevo Main Eventer afroamericano, “batalla” en la que Kofi lleva una clarísima ventaja. Por ello, el luchador de Ghana está tal vez demasiado ocupado como para centrarse en otros combates que ni le van ni le vienen, y más cuando ya está ostentando un cinturón.

Por esto mismo y, también, porque ya hay establecida una rivalidad con otro de los participantes, CM Punk, Rey Mysterio se antojaba como la mejor opción, dotando de paso al combate con un atractivo aliciente más.

Debemos olvidarnos de la posibilidad de ver ganar a Rey, y más teniendo en cuenta su estatus. Ver ganar a Rey sería un acto extremadamente sospechoso, tras el cual podría esconderse el típico “chantaje” mediante el cual Batista consiguió varios títulos y varios despidos de otros luchadores del roster.

No obstante, hay una parte que no he tocado todavía, y es que puede estar produciéndose un importante relevo en cuanto a la referencia hispanoamericana en WWE. Me refiero, como muchos habréis acertado, a Dos Caras.

Se está creando una expectación tremenda alrededor de este luchador y su debut, por lo que es evidente pensar que están tratando de aumentar la tensión y la expectación ante su más que probablemente cercano estreno en la parrilla de WWE. Dos caras, aparte de contar con toda la confianza de los directivos debido a su buen físico y su tremenda calidad tanto con el micro como en el ring, es una fuerte referencia en México, de modo que se podría decir que está más que consolidado sin ni siquiera haber debutado, hecho poco común.

Por esto mismo, es muy probable que Rey ya haya encendido las alarmas y esté tratando de defenderse como puede. No obstante, parece ser que WWE ya tiene las ideas muy claras y, si no ocurre algo realmente extraordinario e inesperado, podemos ir dando por hecho que estamos ante el nacimiento de la nueva estrella mexicana de la empresa y los últimos meses de carrera de Mysterio, una carrera a la que no le voy a restar el gran mérito que supone ser el World Heavyweight Champion más pequeño y ligero de la historia, así como los incontables combates repletos de calidad que nos ha dejado y que, espero, todavía nos tenga que otorgar en lo que le quede de carrera.

Para preguntas relacionadas única y exclusivamente con contenidos del blog y wrestling en general: http://www.formspring.me/aDrianSxE1991





Killswitch in Christianism

12 04 2010

 

 

Ya van dos años seguidos en los que  se decía que quien se iba a llevar el preciado maletín en el Money in the Bank de WrestleMania iba a ser el hombre sobre el cual voy a hablar en estas lineas. Muchos, entre los cuales me incluyo, considerábamos que Christian iba a subir tarde o temprano al Main Event porque, en teoría, ese era su sitio. No obstante, parece que, poco a poco, el tiempo ha ido demostrando que estábamos muy equivocados.

En su primera etapa como luchador de WWE tuvo combates de primer nivel, contra Jericho, Benoit, Edge… no obstante, parece ser que a Vince McMahon no le sentó demasiado bien su marcha a TNA; y, si a todo esto, le sumamos que el jefazo no ve al Captain Charisma como un firme Main Eventer, la cosa se complica bastante.

Su re-debut en la marca pequeña de la WWE, ECW, confirmó muchos de estos hechos, pero sus dos reinados como ECW Champion, el primero por ser relativamente precoz (a un mes o menos de su debut) y el segundo por ser uno de los más largos de los últimos años, han hecho dudar a muchos de los que pensaban que Christian iba a tener un papel menor en la empresa.

Lo cierto es que, a partir del último episodio de ECW, donde Ezekiel Jackson ganó a Christian para ganar su ECW Championship, se dejó bien claro que Christian sólo había servido como herramienta para dar un gran push a Zeke y dar credibilidad a éste en su nueva etapa como luchador de SmackDown. Desde ahí, las cosas no han ido mucho mejor, en Raw, su liga tras la desaparición de ECW, sufrió una contundente derrota por parte del entonces campeón de la WWE, Sheamus; y, a partir de ahí, sólo luchó contra midcarders, lower midcarders o jobbers.

Tras Wrestlemania, le vimos luchar un par de veces contra Ted DiBiase, ganando el primer combate y perdiendo limpiamente el segundo, consolidando con fuerza así el papel midcarder de Christian.

McMahon ya advirtió que no veía a Christian como luchador punta en un cartel importante, y el mismo Christian ya dijo que no volvía a WWE para triunfar, sino para dejar tras de sí unos cuantos combates de renombre y ayudar a los jóvenes en su ascenso a los puestos más altos.

Entrando ya en un ámbito más personal, creo que por ahora Christian no se va a mover del midcarder. Hay anunciado un Christian vs Randy Orton para un house show cercano al verano, lo cual me hace pensar ahora mismo en un futuro turn heel del Captain Charisma, ya que, recordemos, ahora mismo Randy es face y tal vez siga así por, al menos, unos cuantos meses.

Este combate también podría echar a un lado la teoría que defiende que Christian va a permanecer en el Midcarder, pero bueno, no hay nada seguro, así que ahora mismo sólo se puede especular.

En mi más sincera opinion, pienso que lo más lógico sería posicionar a Christian en el Main Event. Tal vez no como campeón, pero en combates importantes éste es un luchador muy a tener en cuenta, ya que no sólo es muy carismático, sino que también es un grandísimo performer.

Como he dicho anteriormente, lo más seguro es que Christian pase un tiempo en la zona medianamente discreta del roster y, una vez HHH y Taker se den el descanso que llevan tiempo anunciando, rellene uno de estos puestos en los combates importantes.

No obstante, el futuro de Christian en la empresa del magnate de Connecticut se antoja muy incierto y borroso. Dudo que pase a SmackDown en el draft, a no ser que tanto él como Orton pasen a la marca azul. De todas formas; a mí, por lo menos, no me importaría ver a Christian reinando como campeón mundial durante un par de meses o tres. Poco a poco, veremos qué le depara el futuro a este gran luchador.





Out the Tyme for the Cryme

11 04 2010

JTG (izquierda) y Shad Gaspard (derecha), más conocidos hasta ahora como Cryme Tyme

 

Como habréis deducido por el título, en esta pequeña entrada voy a tratar la separación de uno de los tag teams más carismáticos de los últimos años. Muchos me recriminaréis que diga esto, pero pensemos… ¿acaso no es verdad?

Cryme Tyme ha sido uno de los equipos más queridos por parte del público, hecho innegable si tenemos en cuenta la reacción que han tenido siempre que se oía el “Yo! yo! yo! yo!” que precedía al tema de entrada de estos luchadores. Han contado con el apoyo de gran parte del respetable y, además, tenían una gran pieza central que tiraba del engranaje principal de este grupo, y me refiero a JTG. Un luchador con buen peso (poco más de 230 lb), muy bueno técnicamente, con un buen físico, carisma, habilidad con el micro y reacción; y no sólo eso, sino que su moveset consiste en una atractiva mezcla entre movimientos voladores, técnicos y, ya en menor medida, de “brawleo”.

Personalmente, JTG es un luchador que me encanta y a quien me gustaría ver triunfar en solitario en un futuro no demasiado lejano. Puede que como equipo no haya ganado ningún título, hecho que me extraña, todo sea dicho; pero como individual no sería descabellado verle como USA Champion o como portador del campeonato Intercontinental. Y, si las cosas van bien, en un futuro llegar a portar en la cintura uno de los dos cinturones más importantes de la empresa.

El otro componente de Cryme Tyme era quien desequilibraba un poco la balanza. Shad Gaspard es un luchador con una imponente figura (2’01 m.), ideal para el perfil de luchador que busca McMahon para tirar de la empresa. No obstante, Gaspard es bastante más flojo en el ring que JTG, pese a que ambos cuentan con un estilo de lucha muy diferente. Shad es muy limitado en el cuadrilátero, poco carismático y por el momento no ha demostrado grandes dotes al micrófono. Su moveset es muy limitado, ya que poco más sabe hacer aparte de big boots, gorilla press slams y bearhugs.

Ahora, JTG es face y el heel y traidor de turno es Shad. De momento, la historia lleva muy poco transcurrido y poca idea nos podemos hacer de cómo se va a desarrollar, pero no espero ni mucho menos una rivalidad de alto nivel. Creo que va a ser más bien un rifi-rafe discreto, lo justo para poner a cada uno en su sitio y fijarlos en sus respectivos papeles, para de ahí poder desarrollarlos conforme sea oportuno.

Espero un buen futuro para JTG como face, seguramente como babyface. No obstante, teniendo el nivel con el que cuenta Shad ahora mismo, poco auguro para él, salvo un par de victorias y un largo tiempo en la nevera; y quién sabe si un despido.





McIntyre vs Sheamus

15 03 2010

Los dos son los preferidos del jefe, los preferidos de los preferidos del jefe y del equipo creativo preferido del jefe. Ambos han irrumpido en la WWE causando una chocante impresión y arrasando en sus respectivas ligas. Ambos poseen una calidad tanto en el ring como en el micrófono indiscutible, aunque todavía cuentan con la inseparable compañera de los debuts precoces, la inmadurez.

Tal vez McIntyre tenga algo más de experiencia, ya que hace casi 3 años debutó en Raw, con un gimmick de estereotipado escocés (con su kilt y todo, muy en plan Roddy Piper.). Desde entonces, ha estado luchando en Heat y, cuando salió de Raw, volvió a FCW para perfeccionar su técnica, hasta que volviera a debutar en SmackDown hace medio año, siendo presentado por el mismísimo Vince McMahon como un futuro campeón mundial.

McIntyre es un luchador que, al debutar, no me llamó la atención prácticamente nada. Le veías luchar y no captaba en ningún aspecto mi interés, y, al parecer, ni el mío ni el de muchos más fans. Tras tener un corto feudo con Morrison, en TLC se hizo con el campeonato Intercontinental que, hasta el momento, este último ostentaba, y ahí empezaron a llover las críticas. Muchos opinaban que no lo merecía, que llevaba muy poco tiempo, que lo había conseguido gracias a su enchufe, etc, etc, etc. En parte debo dar la razón a las personas que entonces tenían esa opinión acerca del Escocés, ya que éste había conseguido un título que contaba con un prestigio considerable siendo un luchador con habilidad pero sin personaje.

No obstante, a partir de entonces, las cosas empezaron a cambiar. McIntyre comenzó a desarrollar un personaje bastante interesante, el de un luchador que se las daba de importante al contar con el respaldo del jefazo, aunque sin llegar a ser tan gallito y vacilón como Ryder o Swagger. Elegancia, descaro, egocentrismo… todo ello fusionado con una habilidad indudable en el ring que le llevó a tener un invicto de hasta 6 meses.

Pero la guinda del pastel vino una vez perdió el invicto contra Kane y dejó pasar, así, su primera oportunidad para clasificarse en el Money in the Bank de WrestleMania 26. Drew sufrió un ataque de nervios y, por primera vez, lo vimos fuera de quicio. Entonces, se valió de sus influencias con el jefe para que no contara oficialmente esta última derrota y el invicto siguiera estando presente en la tarjeta de presentación de Drew. La semana siguiente volvió a tener un combate de clasificación, esta vez contra Matt Hardy, que también perdió. Drew volvió a enfadarse y a la semana siguiente tuvo otro combate de clasificación, esta vez contra un luchador local (cosa que no entiendo, porque también estaba en juego el campeonato Intercontinental, pero… ¿¿contra un jobber local??). Esta vez sí que ganó, y escatimando pocos esfuerzos.

Todo esto ha llevado a que el enchufe sirva como base para desarrollar un personaje con potencial, llamativo y original. Lo cual ha hecho que comience a captar mi atención. McIntyre está teniendo una época de crecimiento, en la cual está empezando a hacerse su hueco en la empresa, dando tiempo al público para que desarrolle una opinión y una reacción conforme a su ya existente personaje y demostrando que si es campeón, es porque se lo merece. No obstante, el otro “enchufado” por excelencia de los últimos años no encaja con lo descrito hasta ahora, este ha sido un enchufe mucho más indiscreto, cantoso, innecesario e injusto. Y no solo para los fans, sino incluso para el mismo luchador.

Sheamus O’Shaunneassy, como se hacía llamar en su época en FCW. Haciéndonos un gran favor a los que hablamos lenguas románicas y/o germano-románicas, le redujeron el nombre a Sheamus y lo hicieron debutar en la ya extinta ECW. Como ya dije en la primera entrada, después de hacer perder a Sheamus con un luchador entonces considerado jobber como Goldust, le sacaron de la liga sin motivo aparente y lo pusieron en Raw, haciendo borrón y cuenta nueva. Destrozó a un par de jobbers y “acabó con la carrera” de Jamie Noble. Tras esto, trataron de hacerle un personaje odioso mediante ataques a personajes queridos como Jerry Lawler y promos tontas hablando O’Shaunneassy en Irlandés.

En TLC y contra todo pronóstico, Sheamus derrotó a Cena en un Tables Match para alzarse como nuevo campeón de la WWE, tras haber pasado sólo 6 meses desde su debut. A partir de entonces, rara vez Sheamus luchó en el Main Event de algún show de Raw; únicamente en openers y normalmente haciendo quedar mal a Midcarders en pleno proceso de crecimiento. Es más, creo recordar que Sheamus no concluyó ninguna defensa legalmente durante su reinado, hasta que llegó Elimination Chamber y perdió el cinturón.

Entonces, Sheamus atacó sin motivo a HHH, así porque sí, dando pie a una de las rivalidades más extrañas y absurdas que han llegado a desembocar en un combate de Wrestlemania.

Lo dicho, Sheamus es un buen luchador, pero está muy verde (sin ánimo de hacer referencia a su perturbante color de piel) y ni mucho menos está preparado para el Main Event. Así como McIntyre está teniendo su proceso trabajado para dar credibilidad a su personaje y buscar así una reacción en el público, con Sheamus ha sido todo tan repentino que el público ni lo ha visto venir, y lo peor de todo, esto ha causado que el irlandés esté en el Main Event siendo indiferente para la inmensa mayoría de los fans, menos para los niños, que lo odian porque pateó el culo de Cena.

En mi más sincera opinión, creo que McIntyre necesita que los fans le demos una oportunidad, ya que el chaval se lo está currando con cada promo y con cada combate, o, al menos, esa impresión me da a mí. Vale, ha tenido enchufe, pero… ¿y qué? está aprovechándolo y adaptándose perfectamente a la situación, y creo que eso es algo muy a tener en cuenta. Sin duda, Drew se ha ganado a pulso mi voto de confianza.

Con Sheamus no puedo decir lo mismo, más que nada porque apenas sé algo de él. No veo su personaje por ningún sitio, no veo su actitud, no veo sus ganas de mejorar para llegar a ningún sitio, seguramente porque ya ha llegado a un combate estelar en WrestleMania tras 6 meses desde su debut sin apenas esforzarse un ápice. Veni, vidi, vici (que no vinci, me he informado, que conste xD). No sé si el irlandés tendrá del todo  la culpa de su situación, pero lo que sí sé es que lo que tenga que hacer o decir este luchador me importa lo más mínimo.

Personalmente me quedo con McIntyre, ¿y vosotros?